Medicamentos de ALTO Riesgo (Parte I): Experiencia en @AgenciaCostaSol · Stop Errores de Medicación

Stop Errores de Medicación

Web para alertar y prevenir a los profesionales sanitarios sobre posibles errores con medicamentos

Estás en: Inicio » Blog » Medicamentos de ALTO Riesgo (Parte I): Experiencia en @AgenciaCostaSol

(0) 27/06/2016 18:28h

Medicamentos de ALTO Riesgo (Parte I): Experiencia en @AgenciaCostaSol

Como muchos conocéis ya, algunos de los medicamentos que manejamos de manera frecuente en nuestros hospitales están catalogados como medicación del alto riesgo. Esta denominación tan llamativa tiene como objetivo generar cierta "alarma" en el usuario, para apercibir al dispensador/administrador o al paciente, sobre el hecho de que la medicación que se está manejando no debe considerarse baladí.

La designación Alto Riesgo proviene de una terminología empleada por el ISMP (Institute for Safe Medication Practices) para denominar a aquellos medicamentos sobre los que existe un riesgo importante para la salud al ser utilizados de manera errónea, y que en tal caso, pueden producir un daño sustancialmente grave. Independientemente de si esos posibles errores son comunes o no, deben ser tenidos en cuenta ya que las consecuencias del mal uso, si llegase a producirse, serían devastadoras para el paciente.
Constantemente, desde multitud de plataformas para la seguridad del paciente, se generan alertas y se promueven campañas a favor de introducir medidas en los entornos hospitalarios para prevenir la peligrosidad da estos fármacos. Pero claro, la lista de medicamentos de alto riesgo definida por ISMP, cuya delegación española actualizó en 2012 (y que puedes descargar aquí: http://www.ismp-espana.org/documentos/view/39), puede parecer, a priori, inabarcable.

Medicamentos de ALTO Riesgo (Parte I): Experiencia en @AgenciaCostaSol

Es cierto que siempre nos quejamos de la falta de recursos, especialmente de personal, que en ocasiones nos sirven de excusa para permanecer inertes ante nuevos proyectos que mejoren la seguridad en el uso de la medicación. Sabemos que el problema está ahí y que no podemos mirar para otro lado, por ello, siendo conscientes de las limitaciones de cada servicio os proponemos una iniciativa para la cual vamos a poner de ejemplo a la Agencia Sanitaria Costa del Sol. Os sugerimos que empecéis seleccionando aquellos fármacos o grupos terapéuticos sobre los que, de una manera real, podáis establecer medidas concretas y factibles para disminuir el riesgo asociado a su uso.

Medicamentos de ALTO Riesgo (Parte I): Experiencia en @AgenciaCostaSol

En la experiencia del hospital marbellí, con una amplia trayectoria en la seguridad del paciente, nos sugieren como primer paso, definir la relación de medicamentos que la organización considera de especial riesgo con el fin de:

A lo largo de los años, la Agencia Sanitaria, con el esfuerzo de todos sus profesionales, ha ido identificando medicamentos de riesgo y estableciendo medidas para mejorar su uso. Así, se ha establecido un protocolo de insulinoterapia que ha servido para estandarizar el tratamiento, eliminar los viales multidosis en todas las áreas salvo en críticos, dispensar plumas individualizadas y disponer únicamente de una variedad de cada uno de análogos de acción rápida, intermedia y lenta en el centro. También se ha trabajado extensamente sobre la identificación, validación, trazabilidad y administración de los citostáticos; sobre el etiquetado por colores de bloqueantes neuromusculares; y sobre los viales de electrolitos concentrados (especialmente el potasio), retirándolos de las plantas y dispensándose diluidos a todas las unidades de hospitalización.

Medicamentos de ALTO Riesgo (Parte I): Experiencia en @AgenciaCostaSol

Una de las últimas medidas llevadas a cabo ha sido la identificación expresa de la medicación de alto riesgo, para conocimiento del personal sanitario implicado en su uso, con una etiqueta roja con la leyenda "medicación de alto riesgo". Dada la dificultad de etiquetar dicha medicación de manera unitaria, el etiquetado se realiza en los lugares donde esta medicación se encuentra, de manera que la información sea visible en el momento de retirar el fármaco, por ejemplo gavetas y cajetines en almacenes y sistemas automatizados de dispensación.
Además, se realiza el etiquetado unitario de anticoagulantes orales y de las nutriciones parenterales. En éstas últimas el etiquetado se realiza sobre el tapón de la conexión a la vía intravenosa para que, al retirarlo, la enfermera sea consciente del riesgo pero también se evita que sea visible por el paciente, ya que la leyenda del etiquetado podría generar alarma.

Con todo esto pretendemos, desde Stop Errores, animar a que, cada cual dentro de sus posibilidades, vayáis introduciendo mejoras en el manejo de alguno de estos fármacos para que con el granito de arena que aportemos cada uno de nosotros, logremos disminuir los errores de medicación con estos fármacos.

Uncategorized
Anterior Siguiente

Comentarios (0)

¿Quieres comentar este post?

Escriba el código anti Spam

Aviso legal y Responsabilidad de los comentarios

Añadenos a tu lector RSS