Estrategias para reducir los errores de administración en las residencias sociosanitarias · Stop Errores de Medicación

Stop Errores de Medicación

Web para alertar y prevenir a los profesionales sanitarios sobre posibles errores con medicamentos

Estás en: Inicio » Blog » Estrategias para reducir los errores de administración en las residencias sociosanitarias

(0) 05/04/2016 20:51h

Estrategias para reducir los errores de administración en las residencias sociosanitarias

Errores de Medicación en Residencias SociosanitariasErrores de Medicación en Residencias Sociosanitarias

Hoy estamos muy orgullosos de presentar esta entrada en nuestro Blog, a cargo de Cecilia Calvo Pita. Para quien no la conozca, es farmacéutica hospitalaria y trabaja en el Servicio Navarro de Salud como responsable del Servicio de Farmacia del centro de Atención Integral a la discapacidad Oncineda. Es también co-editora del Blog referente de Seguridad del Paciente "Sano y Salvo" (@sanoysalvoblog) y durante el año 2013 fue una de las personas que más nos animó a embarcarnos en este proyecto. Por ello, por esta colaboración y por el apoyo y ayuda constante que nos ha ofrecido desde entonces aprovechamos para agradececérselo enormemente.
En esta ocasión (esperamos que haya más) nos hablará de como disminuir errores de medicación en las residencias sociosanitarias. Esperamos que os guste.

por Cecilia Calvo Pita

En "STOP Errores de Medicación" se informa sobre factores conocidos y que contribuyen a la aparición de errores de medicación, como son los problemas de isoapariencia de los medicamentos (de la forma farmacéutica, del envasado o del etiquetado) o la existencia de medicamentos LASA (Look-Alike, Sound-Alike Medication Names). Con el fin de evitar en los hospitales el riesgo asociado a éstas y otras circunstancias, es frecuente que desde los servicios de farmacia se pongan en marcha estrategias orientadas a reducir los errores de medicación, como la definición de procedimientos y prácticas seguras, la información y formación de los profesionales implicados en la cadena del medicamento, la consideración de criterios de seguridad de uso en el proceso de selección de medicamentos y otras.
El momento de la administración es uno de los puntos críticos del sistema de utilización de medicamentos de un centro sanitario, ya que constituye la última barrera antes de que el error de medicación llegue a alcanzar al paciente. Aunque el farmacéutico no esté presente en el momento de la administración, la intervención de este profesional en la dispensación y el modo en el que ésta se realice pueden contribuir a evitar que el error de administración se produzca.

Con la ampliación de la atención farmacéutica a los centros sociosanitarios como establece el RDL 16/2012, ya sea en forma de servicios de farmacia propios del centro sociosanitario o creando depósitos de medicamentos dependientes de un servicio de farmacia de hospital, surge la necesidad de implantar en el medio residencial sociosanitario estrategias similares a las desarrolladas en el medio hospitalario. No obstante, las características y circunstancias propias de las residencias hacen que debamos adaptar algunas de esas medidas para que resulten eficaces.

EARCAS y Errores de Medicación

Si nos ceñimos al objetivo de procurar una administración segura de medicamentos, debemos tener en cuenta las siguientes particularidades de las residencias sociosanitarias. En una residencia, la medicación se administra en las horas de las comidas (desayuno, comida, a veces merienda, y cena) y en ocasiones también en el momento en que el paciente se despierta o se acuesta. Es decir, la administración se realiza mayoritariamente en el comedor y no al pie de la cama del enfermo, como ocurre en los hospitales (salvo que estemos hablando de grandes dependientes encamados). Además, la mayor parte de la medicación es administrada por personal cuidador o gerocultor, no por personal sanitario (enfermeros o auxiliares de clínica), al menos aquellos medicamentos que no requieren de una técnica de administración compleja. Se debe tener presente que la formación sanitaria de este tipo de personal es inferior a la de un enfermero o un auxiliar de clínica y que existe poca conciencia acerca de los riesgos inherentes al empleo de medicamentos o a la seguridad del paciente en general. Tampoco es frecuente que este personal maneje hojas de medicación o que firme la administración de los medicamentos al paciente, de tal forma que el cuidador suele administrar aquello que se le entrega, sin cotejar en ningún tipo de registro si los medicamentos entregados se corresponden con la medicación real del paciente. 
 

Conociendo esta situación, ¿qué podemos hacer desde el servicio de farmacia de un centro sociosanitario para promover la administración segura de medicamentos? En primer lugar, y lo más básico, es poner en marcha un sistema de dispensación en dosis unitarias (SDMDU) similar al de los hospitales, de tal forma que la residencia reciba acondicionada la medicación de cada paciente, en lugar de que alguno de sus trabajadores tenga que preparar la medicación a partir de envases comerciales de medicamentos. Si nos centramos en la medicación habitual de los pacientes y asumiendo que, al menos mayoritariamente, ésta se administra por vía oral, mis recomendaciones son las siguientes:

Todas estas medidas deben instaurarse en colaboración con el enfermero del centro sociosanitario, que debe ser quien coordine e instruya a los cuidadores en la administración de los medicamentos. En la mayor parte de las residencias, el enfermero sólo se ocupa de la administración de aquellos medicamentos que requieren técnicas complejas, como los intramusculares o intravenosos, además de realizar las curas de heridas o úlceras y de ocuparse de los cuidados más avanzados, pero ello no excluye la supervisión del personal a su cargo.

Profesionales sociosanitarios

Además de dispensar desde el servicio de farmacia la medicación habitual de los pacientes, en el centro sociosanitario debe existir un botiquín de urgencias a disposición del enfermero, de manera análoga a los botiquines de planta de los hospitales, y un carro de paradas. Al igual que en el hospital, deben instaurarse las medidas habituales encaminadas a un uso seguro de los medicamentos que contienen (correcta identificación, empleo de cajones o compartimentos separados para los diferentes medicamentos, revisión regular de las caducidades, anotación de la fecha de apertura en el caso de los medicamentos multidosis, etc.). Pero debe tenerse en cuenta que no todos los centros sociosanitarios disponen de enfermero durante las 24 horas, de modo que en algunos casos puede ser necesario habilitar un botiquín más restringido con medicamentos de uso por parte de los cuidadores en los períodos en los que no está el enfermero (procurando que el médico deje escrita en las órdenes médicas la prescripción “a demanda” en aquellos pacientes que lo considere, en lugar de dejar la responsabilidad de la administración a criterio del cuidador, algo muy habitual en las residencias) y adiestrarlos en su manejo.
 
Todas estas medidas deben ir acompañadas de actividades que contribuyan a la creación de una cultura de seguridad del paciente en el centro sociosanitario, más eficaces si se ponen en marcha en colaboración con el resto de profesionales sanitarios (enfermero, médico, fisioterapeuta…) y si cuentan con el apoyo de la dirección de la residencia. Y, sobre todo, el farmacéutico tiene que estar en el centro un tiempo mínimo —los modelos basados en la validación de órdenes de tratamiento y el envío de medicamentos sin visitar regularmente la residencia y sin conocer cómo se manejan éstos en el centro son, desde mi punto de vista, equivocados—, ver cómo se desarrollan las cosas e intervenir cuando sea necesario.
 
 
Cecilia Calvo Pita
Responsable del servicio de farmacia del centro de atención integral a la discapacidad Oncineda
Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea

Bibliografía recomendada

Estudio EARCAS:  Eventos adversos en residencias y centros asistenciales sociosanitarios. Madrid: Ministerio de Sanidad, de Sanidad, Política Social e Igualdad; 2011.  

Uncategorized
Anterior Siguiente

Comentarios (0)

¿Quieres comentar este post?

Escriba el código anti Spam

Aviso legal y Responsabilidad de los comentarios

Añadenos a tu lector RSS